Encaje de bolillos

encaje de bolillos

Encaje de bolillos, por Maribel Albert

Definición

encaje de bolillos, es una técnica de “encaje textil” que consiste en entretejer hilos que inicialmente está enrollados en “bobinas”, llamadas bolillos, para manejarlos mejor. A medida que progresa el trabajo, el tejido se sujeta mediante alfileres clavados en una almohadilla, que se llama mundillo. El lugar de los alfileres, normalmente viene determinado por un patrón de agujeritos en la almohadilla.

El encaje de bolillos, se puede realizar con hilos finos o gruesos. Tradicionalmente,  se hacía con lino, seda, lana y posteriormente con algodón. También con hilos de metales preciosos. Hoy en día, también se realiza con una gran variedad de fibras sintéticas, con alambres y otros filamentos.

Entre los elementos de diseño que se pueden realizar hay tejidos (tela), redes, trenzas, puntillas, cuadros y rellenos, aunque no todos los tipos de encaje de bolillos incluyen todos esos elementos. (definición wikipedia).

El origen del encaje de bolillos se sitúa en el Antiguo Egipto, sobre el año 1185 a.C.

Origen e historia del encaje de bolillos

El origen del encaje de bolillos, tal cual como lo conocemos ahora, se fija sobre el s. XVI y su nacimiento en Venecia (Italia). Pero recientes descubrimientos lo sitúan en el Antiguo Egipto sobre el año 1185 a. C. con la aparición de los primeros telares.

Indumentaria

La indumentaria en Egipto era una consecuencia directa del clima: cálido y seco y de la forma de vida, al aire libre. Se usaban ropas exclusivamente de lino, aunque al principio se usaba el algodón, se impuso el lino por la creencia de que era más puro y se cultivaba para fines textiles en exclusiva. 

El color preferido era el blanco aunque podía llevar algunos dibujos en los bordes. 

Esta materia se convirtió en un símbolo de pureza, por lo que los Egipcios no sólo lo usaban para la confección de prendas de vestir y artículos domésticos, sino también, para sus prácticas religiosas. 

Los encargados de realizar los vestidos eran los tejedores. Los telares y demás utensilios para confeccionar los tejidos, estaban en los templos o eran propiedad del Estado.

Antes de obtener la tela, debían cultivar la planta de lino, en los campos más cercanos al Nilo, a través de la cual se obtenía la fibra de lino necesaria para poder tejer los vestidos.

A los muertos se les dejaba como ofrendas, abundante cantidad de ropa, entre otras cosas.

la fibra del Lino

El tejido se obtenía de la recolección de varias cosechas al año de fibras de distinta flexibilidad y resistencia. Una vez eliminadas las partes leñosas, mediante el cardado, en el mojado se desenmarañaban para obtener la tiras limpias.

Existían tres técnicas de hilado: en la primera el hilo puesto en la rueca hacía girar el huso; En la segunda, el huso giraba en una mano y el hilo pasaba a través de la horquilla y la tercera, consistía en pasar la fibra por un anillo dentro de un cuenco con agua , para ablandarla y una vez escurrida entre los dedos, se introducía en el huso para conseguir un hilo más fino y uniforma.

Los primeros telares 

Una vez obtenido el lino, lo tejían en distintos telares (unos con contrapesos de bolillos).

Los primeros telares con bolillos se encontraron en la tumba de Thofnefer (1425 a.C.)

Como ya hemos visto una idealización artística del proceso, vendrá descrita en las representaciones de las tumbas. 

Los Antiguos Egipcios, utilizaban el ocre (óxido de hierro de agua mezclada con arcilla) y tintes vegetales a los textiles de color.

Tintes naturales

A pesar de la celulosa de la planta, hace que sea difícil de teñir.

Y puede crear el color amarillo o marrón amarillento en el tinte incluye Allosmp (Planta herbácea) para el color azul, el cártamo y la rubia para el rojo.

El blanquecimiento también se utilizó, para la creación de textiles blancos, que eran considerados como un símbolo de estatus y limpio.

Los primeros telares fueron horizontales (un testimonio de este tipo se puede ver en un plato recuperado de una tumba del s. IV a. C.) y posteriormente el empleo vertical apoyado en la pared y de grandes dimensiones.

Según el grosor, la combinación e intensidad de la trama, se podían constatar cuatro tipos de lino: el lino real (el más fino), la tela sutil fina, la tela sutil y la tela lisa.

El bolillos que se empleaba de contrapeso de un antiguo telar Egipcio, fué encontrado en la tumba de Thofnefer 1425 a. C.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *