el encaje masculino

El encaje masculino e historia

El encaje masculino e historia

“Los primeros ropajes masculinos, elaborados con encaje, los descubrimos en las ropas sacerdotales y la pintura”

por MARIBEL ALBERT

El encaje masculino e historiaEl encaje es un trabajo decorativo elaborado a base de hilos en una combinación que produce una labor calada. Las técnicas más antiguas del encaje son de dos tipos, las que usan un solo hilo y las que usan más de un hilo en su composición.
Los encajes de un solo hilo trabajados con aguja están más relacionados con el bordado pues toman como base una tela de tul. En función del nivel del calado conseguido, hasta llegar al que no contiene base de tela ninguna, se catalogan y diferencian los encajes.
No podemos atribuirnos la creación de estas técnicas pues ya las túnicas Asirias de la antigüedad llevan flecos de macramé. Igualmente, diversos tipos de encaje de algunas momias egipcias de la antigüedad de 1000 años a.C. y entre los ajuares funerarios del antiguo Egipto.
Los encajes de varios hilos se trabajan con un número variable de hilos, desde ocho hasta 1000, dependiendo de la pericia del encajero. Se fijan a comienzo de la labor y se van anudando, cruzando o doblando, lo que en España se llama Macramé o Bolillos.
Para encontrar el encaje en nuestra cultura occidental y en ropajes masculinos debemos esperar algunos cientos de años hasta la baja Edad Media y comienzos de la Edad Moderna. Los descubrimos en las ropas de sacerdotes e imágenes y su imagen nos llega a través de la pintura. En los siglos XIV y XV, existen ya muchos inventarios de bienes en diferentes países que mencionan y describen piezas de vestuario elaboradas con encaje.

“Los primeros ropajes masculinos, elaborados con encaje, los descubrimos en las ropas sacerdotales y la pintura”

No es hasta la segunda mitad del siglo XVI que el encaje se pone de moda entre los componentes de las clases dominantes. Gran cantidad de retratos y grabados evidencian esta realidad. De esa época (1561) es un libro de diseños de encaje de bolillos recogidos por una mujer con las iniciales R.M. y publicado en Zurich por Chistoph Froschauer (Nüw Modelbuch). En su introducción se explica que esta técnica de elaboración de encaje llegó a Zurich desde Venecia (1536).
A lo largo del siglo XVI cada vez son más los retratos de grandes e ilustres hombres que muestran sus cuellos de camisas, puños, golas, pañuelos, medias, cojines y otros ornamentos con finos encajes. Precisamente las medias juegan un papel especial.

El encaje masculino e historia

Williams (1753-1804)

Estuvo involucrado en la fabricación y venta de artículos de calcetería.

La Reina Isabel temía que la invención de la máquina del reverendo William Lee, podría causar desempleo entre los tejedores manuales y decidió no aprobar su uso.

Debido a los cambios de las modas y la creciente competencia con la industria de algodón de Lancashire, el grupo de tejedores tubieron que reflexionar y dar un giro de creatividad para salvar su industria,. Por medio de este cambio se creó un grupo de Encajeros hombres que tejían a mano una serie de mallas hexagonales junto con los tejedores para crear las medias de encaje.

El encaje masculino e historia. Los encajeros de Nottingham.

La historia de Nottingham se inicial en el siglo VI, pero el periodo que nos ocupa aquí se inicia a mediados del s. XVII. El comercio de lana creó cierta prosperidad en un principio, pero esta entró en declive debido a su sustitución por la fabricación de tela. A finales del s. XVII se registró que la fabricación de la ciudad consiste en su mayoría en el tejido de las medias de punto. En Tudor, en los primeros tiempos las medias se habían hecho de tela, en el reinado de Isabel estaban siendo tejidas a mano.
Hacia finales del s. XVII el reverendo William Lee, un clérigo de Calverton, cuentan que este hombre estaba impaciente por el tiempo que ocupaba su novia en el tejido de las medias, por lo que inventó una máquina para hacer el trabajo más rápido. Esto fue muy mal visto por la Reina Isabel, que temía que causaría desempleo entre los tejedores manuales. Por lo tanto, Lee tomó rumbo a Francia, y en su muerte su industria se estableció en Inglaterra, principalmente en el área de los alrededores de Londres. El trabajo se llevó a cabo principalmente en las casas de los tejedores manuales y de un grupo mercantil de calceteros organizados para la venta y distribución de las prendas terminadas. A mediados del s. XVII los desacuerdos con los calceteros y los tejedores causaron una migración de la industria hacia el norte de Midlands. Las condiciones económicas en ese momento significaban que había una fuente de mano de obra en la región. Y el tejer se podía llevar a cabo en las casas del hogar de los propios tejedores, este trabajo lo podían emplear toda la familia en las épocas del paro agrícola, tanto hombres como mujeres e incluso hasta niños. Como resultado, un número de aldeas de alrededor de Hinckey, Loughborough, Derby y Nottingham se convirtieron en centros para la fabricación de medias. Nottingham se convirtió en el centro comercial del comercio y el término “calcetero” se convirtió en cada vez más común en la última parte del s. XVII. Se ha estimado que para la primera década del s. XIX había alrededor de 30.000 tejedores en Inglaterra, de los cuales 20.000 fueron de estos tres condados de Midland más 20.000 de Nottinghamshire. En 1812 el número de tejedores que tejen medias para Midland compone el 85% de los tejedores de todo el Reino Unido. Durante la segunda mitad del s. XIX dos hechos tuvieron lugar poco a poco en el comercio de Nottingham. Debido a los cambios en las modas y la creciente competencia con la industria del algodón de Lancashire, la industria de la calcetería comenzó a declinar y el grupo de tejedores se convirtió en una industria cada vez más deprimida. Al mismo tiempo mucha reflexión y esfuerzo fue dedicado por los hombres que dieron un giro creativo para tratar de hacer encaje con las medias. Se creó un grupo de encajeros hombres que tejían una serie de mallas hexagonales que se anidaban juntas, mientras que el grupo de tejedores utilizaban bucles industriales y con la incorporación del encaje no tenían más remedio que tejer a mano.
Las innovaciones técnicas que se habían de producir para crear una máquina para tejer encajes no alcanzó un buen término hasta el siglo siente. Mientras tanto este grupo de encajeros y tejedores siguieron produciendo medias hasta el s. XX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *